La importancia del descanso

Hendaya1 (3)Ahora que acabamos de llegar de las vacaciones de Navidad y vamos reincorporándonos a nuestra actividad habitual, quizá con un cierto remordimiento por lo que pensábamos que haríamos pero que siempre hemos dejado para mañana, me gustaría comentaros un aspecto muy importante que no siempre se tiene en cuenta, y quien practica deporte con regularidad sabrá valorar en su justa medida: los momentos de descanso y recuperación.

Porque estudiar o entrenar no es una cuestión de cantidad: no se trata de hacer muchos kilómetros o de tocar muchas horas, sino de hacerlo bien. Las pausas entre los momentos de mayor intensidad del estudio/entrenamiento son necesarias para asimilar las mejoras y evitar el sobreentrenamiento y la fatiga física y mental.

Por eso, en el deporte normalmente se estructura el entrenamiento para alcanzar uno o varios picos de forma durante la temporada, mediante períodos de carga de unas tres semanas cada uno, con una semana de recuperación activa entre ellos. Igualmente, debemos planificar nuestro estudio por etapas para llegar en las mejores condiciones a nuestro objetivo principal, y alternando momentos de más intensidad con otros más relajados, de forma que lleguemos a nuestra actuación con el repertorio perfectamente dominado pero con la motivación intacta y físicamente en forma. Cuando hablamos de períodos más rejados o de recuperación activa no queremos decir que se suspenda cualquier tipo de trabajo, sino que se debe bajar el volumen y/o la intensidad, o diversificar la actividad: practicar otro deporte o cambiar el repertorio. Es el momento de hacer una evaluación de los progresos y valorarlos en su justa medida para decidir si conviene seguir con el plan tal como estaba previsto o hay que adaptarlo. Las Navidades, con el final del primer trimestre, es un buen momento para analizar cómo se ha desarrollado el principio del curso y sacar unas conclusiones con las que planificar el resto del curso. También suele ser un momento donde se celebran más conciertos, de Navidad o de Año Nuevo, que podemos tomar como el primer momento importante del curso. Pero también, con las vacaciones, es el primer momento de descanso y asimilación de lo aprendido, para empezar el nuevo año con fuerzas renovadas.

Quizá un deportista note más fácilmente cuándo se está excediendo en el entrenamiento, cuándo empieza a estar pasado de forma, porque los tiempos ya no mejoran o porque empieza a tener molestias. Pero un músico es fácil que no se dé cuenta de que el estudio tal como lo está llevando ya no le hace mejorar sino que, al contrario, le está empezando a causar tensiones que le pueden llevar a problemas físicos o de estrés. Insisto en que se debe realizar un constanre ejercicio de reflexión y análisis del estudio para adaptarlo a cada momento y circunstancia concretas, de forma que siempre le saquemos el mejor partido. Y si la forma más efectiva de estudiar en ese momento es descansar, descansemos. Al igual que un deportista no puede rendir al cien por cien durante todo el año, un músico tampoco puede hacerlo. Se trata de encontrar un buen nivel medio que nos permita realizar nuestro trabajo con seguridad, pero estructurando la temporada para que los picos de forma coincidan con los compromisos más importantes, y dedicando tiempo al descanso y la recuperación. Es la mejor manera de mantener la motivación. Y como no me cansaré de repetir en este blog, un profesor motivado, y musical y pedagógicamente activo, es quien mejor sabrá transmitir sus alumnos la ilusión por mejorar y avanzar con su instrumento.

Ahora, en enero, después del breve paréntesis navideño, con la motivación y las fuerzas intactas, es el momento de recomenzar, de volver al ritmo que llevábamos antes de las vacaciones y de seguir avanzando. En este segundo trimestre, hasta Semana Santa, habrá nuevos objetivos: pruebas de orquesta, cursillos, conciertos de Semana Santa, antes de los grandes objetivos de fin de curso. Hacia ellos orientaremos nuestra atención y nuestro estudio.

En cuanto al entrenamiento, más de lo mismo: una vez terminado mi gran objetivo del año pasado, el Maratón de San Sebastián, me he tomado unas semanas de descanso activo antes de empezar con una nueva preparación que, probablemente será para el Maratón de Vitoria-Gasteiz, o algún otro en fecha cercana, en Mayo. Para llegar a él haré alguna carrera más corta y algún medio maratón. Pero lo primero será empezar poco a poco, con rodajes suaves, para ir después aumentando la distancia y la intensidad.

En fin, que han pasado las vacaciones pero, si las hemos aprovechado para recobrarnos de los esfuerzos anteriores y si tenemos objetivos estimulantes a la vista, se abre un nuevo período lleno de alicientes. Nos toca a nosotros buscarlos.

Ánimo, y a trabajar.

JMR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s